Critica del viaje de Ulises

Crítica del espectáculo Ulisesen Bidaia


‘El viaje de Ulises’

Agus Perez. Berria.

Compañía: Gorakada. Texto: Julio Salvatierra. Traducción al euskera: Idoia Barceló. Dirección: Jose Carlos García. Escenografía y atrezzo: Javi Tirado. Vestuario: Ikerne Jiménez. Iluminación: Ion Chávez. Músicos: Fran Lasuen, Na Gomes. Actores: Aritza Rodríguez, Jose Cruz Gurrutxaga, Javi Tirado. Lugar: Teatro Coliseo, Eibar. Fecha: 17 de marzo.

 

Ulises se siente capaz de forjar su propio destino, dispuesto a superar cualquier obstáculo que se encuentre en su viaje de regreso de la guerra de Troya. Tendrá a su lado a Euríloco, marinero fiel, a pesar de que éste prefiere mantenerse en su posición de cocinero del barco. Y junto a los dos protagonistas, Orfeo ofreciéndoles siempre una mano dudosa en las peripecias que tendrán que vivir en su aventura marina, pero, sobre todo, interpretando mediante la música los pasadizos de Ulises y su ayudante.

En cualquier caso, el actual Orfeo no toca la lira de aquella época, sino un violín eléctrico, y canta de vez en cuando, para aportar alegría a cada momento de la aventura y combinar el tono poético con la ironía de las palabras. Es más, veremos sobre el escenario a un Orfeo doble —Fran Lasuen al violín y Na Gomes a la guitarra eléctrica—, pero, a fin de cuentas, todo es posible con los personajes mitológicos, y más aún en el montaje ingenioso, surrealista, rompedor, divertido e inteligente que propone Gorakada.

Si os soy sincero, no estaba seguro de cómo responderían los niños de seis a doce años y sus padres, que llenaban el teatro, ante una puesta en escena que comenzó de manera bastante teórica, casi como un relato. Pero, la sala estaba llena y el público infantil siempre está dispuesto a devorar nuevas historias e integrarse en nuevos mundos, y me atrevería a decir que también los adultos disfrutaron de la calidad innegable y el cuidado planteamiento de cada escena del espectáculo. De una u otra manera, lo que está claro es que tanto los padres como los niños no tardaron en entrar al juego escénico planteado por Gorakada, gracias a la capacidad y a la entrega de los dos actores principales, y, especialmente, a consecuencia de la abundancia de bromas escénicas reflejadas en la actuación. Como hitos de tal profusión me vienen a la memoria la caracterización de Eolo y de una sirena en Javi Tirado, o la reproducción de un teléfono manual de aquella época.

Para quienes estamos acostumbrados al estilo inimitable de Gorakada, cada nueva creación es el regalo del año, pero creo que en este caso han superado todos los límites en el diseño de los aparatos escénicos, dando otro uso a elementos ordinarios —las viseras y las bases de los focos son parte fundamental del atrezzo—, y como no, en el juego de los actores. En este sentido, cabe destacar que todos ellos se han integrado en el divertido juego teatral, pero Aritza Rodríguez y Jose Cruz Gurrutxaga, sin duda, merecen una mención especial por su vigorosa interpretación en los papeles de Ulises y Euríloco, respectivamente.

¿Te gusta esto? Compártelo!

0 comments on “Critica del viaje de Ulises

Comments are closed.